La diversidad sexual somos todos

  • Escrito por Alejandro Mixcoatl Antonio
  • lunes 18 mayo 2020

Estimados lectores, quise dejar a un lado el análisis constitucional sobre la militarización de la seguridad pública en nuestro país, que va en contra de lo que establece el artículo 29 Constitucional, así como la inconstitucionalidad del acuerdo que solicita a los servidores públicos del nivel de subdirectores hacia arriba donar su aguinaldo, pues atenta contra el artículo 5 Constitucional. O la sandez para que la comunidad científica de este país done hasta tres meses de sus becas para hacer frente a la emergencia sanitaria de Covid 19.

Lo anterior suena loable en estos tiempos que se requiere de solidaridad, pero la perspectiva cambia cuando vez que León Manuel Bartlett, hijo del mismo personaje que ayer fue acusado de la caída del sistema del 88, ahora es uno de los principales beneficiados de la política corrosiva de austeridad de la 4t, y ojalá no sea exonerado al igual que su progenitor por parte de la Secretaria de la Función Pública, como es costumbre en este país.

Lo anterior demuestra que la corrupción no se está erradicando, solo se está disfrazando de una honestidad valiente y de un discurso moralino que en verdad ya no cuaja.

Pero bueno, la corrupción y doble moral, son el menjurje favorito de muchos personajes de la política en el Estado mexicano. Carlos Monsiváis en una de sus extraordinarias narrativas, nos reveló que, en el año de 1901, cuarenta y dos personas varones fueron detenidas por la policía en una fiesta privada en la ciudad de México, pues al ser irrumpida se encontró a la mitad vestidos de mujer; era, claro, una fiesta que se daba entre varones con una orientación sexual no entendida para su época, lo que llevó a que los arrestaran por no tener el permiso correspondiente para celebrar tal reunión. Uno de los detenidos logró escapar y se trataba de Ignacio de la Torre, yerno del dictador Porfirio Díaz, desde luego el poder oficial censuro la noticia.

El tema de la orientación sexual ha estado estigmatizado por las sociedades actuales. Estos colectivos son objeto de exclusión, intolerancia y discriminación por parte de la autoridad y de una gran mayoría de la sociedad.

Los estudios avanzados de derechos humanos, nos explican que esto se debe a que, se ha creado la falsa percepción de que la diversidad sexual se refiere a una minoría diversa a la heterosexual; tesis por demás arcaica y superada en recientes estudios.

Para entender esta circunstancia, explicaremos que, así como existe una diversidad humana, donde las razas, ideologías, color de piel, nacionalidades etc., son un conglomerado donde todos convergemos, sucede lo mismo con la diversidad sexual.

Todos absolutamente todxs, somos parte de esta diversidad sexual. ¿Explicó?, el sexo es una asignación biológica macho-hembra; mujer-hombre. En tanto la sexualidad, es una construcción psicobiosocial de la persona que va delineando en su propio entorno en el que se desenvuelve. Así, la diversidad sexual nos engloba a todos como personas y la libertad de vivir nuestra sexualidad como mejor nos plazca en una sociedad democrática.

Luego entonces la orientación sexual, no es más que la capacidad de sentir una atracción erótica afectiva por una persona del mismo sexo o de otro sexo diverso al propio. De aquí empiezan las construcciones y desconstrucciones en torno a este tema que lo hemos complejizado.

Así, la heterosexualidad no es más que la atracción entre un hombre y una mujer o a la inversa; se es asexual, si su libido no muestra ningún interés por otra persona; los bisexuales son aquellas personas que pueden sentir atracción erótica afectiva por personas de su mismo sexo y del opuesto; los homosexuales (gay) son personas del género masculino que sienten atracción por otra persona de su mismo sexo; las lesbianas son las personas femeninas que sienten atracción erótica afectiva por otra de su mismo sexo; las personas transgénero son aquellas cuya identidad de género se siente y se concibe como persona opuesta al sexo asignado biológicamente al nacer y que con el transcurso del tiempo decide realizarse una reasignación hormonal, sin llegar a una cirugía; en tanto las personas transexuales se conciben  así mismas como pertenecientes al género y al sexo opuesto al que biológica, social y culturalmente se les ha asignado y deciden intervenirse quirúrgicamente para adecuar su identidad.

Los intersexuales, antes llamados hermafroditas, término por demás peyorativo, son aquellas personas que al nacer presentan ciertas alteraciones en su anatomía o fisiología sexual; pansexual es aquella persona que puede sentir una atracción erótica afectiva por otra independientemente de su orientación sexual, hombres, mujeres, lesbianas, homosexuales, transgénero, intersexual etc.  

Recientemente otro movimiento denominado Querer, ha surgido como parte de este grupo de minorías sexuales que tratan de reivindicar sus derechos humanos, este grupo que busca la igualdad y por lo tanto erradicar el binarismo de género, ha planteado que para referirse a ellos se utilice la letra “e” o “x” así todos o todas solo basta con mencionar a todxs o todes.

Este 17 de mayo se conmemoro el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, es necesario entender que la diversidad sexual somos todxs, para algunos es inconcebible, pero es una realidad que merece respeto y tolerancia.  

Ex ombudsman tlaxcalteca y Presidente de la Academia Nacional del Derecho al Trabajo de la Asociación Nacional de Ex ombudsman, A. C.