Ley Olimpia Tlaxcala

  • Escrito por Aurora Villeda T.
  • jueves 24 octubre 2019

La ley Olimpia es un esfuerzo e iniciativa que nace de la sociedad civil organizada. Esta busca reformar el Código Penal para el Estado Libre y Soberano de Tlaxcala, para la tipificación del delito de violencia digital enfocada a la intimidad sexual y con perspectiva de género, regulando los contenidos que se sube a internet, así como penalizando a todos aquellos que difundan u obtengan imágenes, videos, textos o audios de carácter sexual de una persona, sin su consentimiento.
Esta iniciativa es impulsada por una activista poblana de nombre Olimpia, la cual fue víctima de acoso y violencia cibernética después de que se viralizará un video intimo en internet. Hasta octubre de 2019 son 13 estados los que han aprobado esta ley y en días pasados se presentó esta iniciativa en el Congreso del Estado de Tlaxcala con el respaldo de 18 ONGs que se han sumado, a esta iniciativa ciudadana.
Parecería que este es un tema de adultos, pero no, lo más sorprendente es que esta “moda” digital es practicada por jóvenes de secundaria, preparatoria y universidad. Por eso es de suma importancia que los padres de familia e instituciones de educación adviertan a los jóvenes sobre esta “moda”, pero sobre todo que les expliquen las consecuencias de pedir y enviar contenido sexual irresponsablemente, que entiendan que al hacerlo se ponen en un estado de riesgo e indefensión si ese vídeo, audio o fotografía es usado de manera dolosa. Deben ser conscientes que mandar el “pack” (la petición que se hace para solicitar fotos o videos donde se exhiben ciertas partes del cuerpo) será tipificado como un delito en Tlaxcala.
Cada quien es libre de decidir sobre su intimidad y privacidad y con la Ley Olimpia se sancionará a quienes abusen de la vulnerabilidad de las personas publicando, dando “me gusta”, burlándose o compartiendo material privado sin consentimiento del o de la titular. Al hacerlo estarían cometiendo un delito porque violenta los derechos humanos y las garantías de los y las afectadas. Nadie debe permitir ser filmado o fotografiado por el deseo de ser socialmente aceptado, llamar la atención o por doblegarse ante las amenazas de su pareja.
Finalmente debo precisar que esta ley tiene perspectiva de género más no excluye a los hombres, ya que también son víctimas de estas prácticas, solo que, debido a nuestra cultura machista, las mujeres son las que suelen sufrir más estigmas, señalamientos, linchamientos social y acoso.
¡Porque nos queremos seguras también en internet!