Crisis de la moral

  • Escrito por Reynaldo Acoltzi
  • viernes 29 noviembre 2019

“Es un hecho empírico, que vivimos en una época que a nivel nacional y mundial existe una crisis moral como ética en donde el resultado es la incertidumbre, el Ser Humano ya no sabe cómo comportarse en sociedad, no sabe lo que es bueno o es malo.”    Guillermo Águila Tobar

Cuánta razón tiene Guillermo al tratar de conceptualizar un fenómeno que hoy en día tiene gran vigencia, la Crisis de la Moral, como efecto, tiene un origen y una razón de ser, desde la antigüedad los griegos discutieron filosóficamente sobre este tema (la moral), con ello su acercamiento a paradigmas como:

  • Conócete a ti mismo,
  • Yo solo sé, que no se nada
  • La razón del ser, en cuanto al ser.
  • La duda como método de estudio
  • El hombre como el centro del universo y de las cosas

En un momento de esplendor filosófico se llegó a una base fundamental:

Recomendar al hombre estudiar la filosofía, pero en particular la moral, la duda filosófica se centró entonces en definir qué es la moral. La conclusión consiste en que la moral solo habita en el ser humano, como único ser capaz de razonar y distinguir entre lo que es bueno y es malo. En este sentido, la moral esta en el ser humano y el ser humano es la moral, al distinguir claramente cuando sus acciones están dentro de la razón y cuando resultan incoherentes.

Es relativamente cierto que, todo inicia en el seno familiar y la madre tiene un papel trascendental en el establecimiento de bases morales en los hijos. No obstante; el papel de la madre en esta etapa ha resultado ser la más violentada durante su existencia como mujer. Las manifestaciones en México y en el mundo a favor de una vida libre y sin violencia hacia las mujeres es una realidad.

Se trata sin duda, de un problema que requiere medidas extremas, las mujeres no solo necesitan ser escuchadas, sino reconocidas y valoradas nuevamente en su papel fundamental de orden, respeto, progreso de la familia. Sin la autoridad de la mujer, sin el manejo responsable de los ingresos del hogar y prescindiendo de sus consejos, la moral seguirá ausente en cada uno de los seres humanos por otro tanto de generaciones.

¡¡Basta!! de destruir y pulverizar la piedra angular que es la base de las sociedades humanitarias y progresistas; ¡¡pongamos alto!! al abuso de autoridad hacia las mujeres. Denunciemos colectivamente la violencia del interés jurídico supremo que es la vida de un ser que da vida.