Digno Embajador

  • Escrito por Víctor Manuel Acosta
  • martes 09 abril 2019

Sin duda el Gobierno del estado tuvo el tino de nombrar a Carlos Rivera Embajador de la conmemoración de los 500 años del encuentro de dos culturas, en virtud de que es una persona que no ha perdido piso, es sencillo, perseverante y ejemplo de generaciones, a pesar de su constante crecimiento profesional.

Hace algunos años tuve la oportunidad de conocer a Carlos Rivera en una convivencia en donde compartió con los ahí presentes parte de sus experiencias como alumno de “La Academia”, ahí me quedó claro que se trataba de un joven bien intencionado, agradecido con la vida y con las personas que lo apoyaron para lograr su sueño, convertirse en un cantante profesional y reconocido, eso él no lo olvida.

Después de más de una década de aquel encuentro de amigos, Carlos Rivera sigue siendo el mismo hombre sencillo, fuerte, entregado y que enaltece el lugar en donde nació, Huamantla, siempre con orgullo dice ser tlaxcalteca y huamantleco, eso se reconoce.

Las acciones, el talento y la actitud tienen el mérito para que el gobernador del estado, Marco Mena, haya decidido con acierto nombrar a Carlos Augusto Rivera Guerra Embajador de la Conmemoración de los 500 años de dos culturas, a pesar de la división de opiniones que genera este acontecimiento.

Desde que el huamantleco ganó la tercera versión de “La Academia” impulsada por TV Azteca, su estado natal y su familia está en primer orden, y eso, le da el plus de continuar en la cima del éxito, ojalá nunca pierda la brújula.

Por el momento, Tlaxcala cuenta con un digno representante que con seguridad seguirá promocionado los atractivos turísticos de Tlaxcala, que finalmente es el objetivo de su labor como Embajador. Que tal.

BOMBAZOS…

Ya que hablamos de Carlos Rivera, nos enteramos que en próximos días engalanará con su espectáculo musical un evento para celebrar el Día de la madre trabajadora ¿Será?

ARTILLERÍA…                                                                                                          

En Tlaxcala, el número de jóvenes desaparecidas va en aumento, lo que representa un foco rojo para las autoridades encargadas de procurar justicia y que garantizan la seguridad. Como la ve.

Hasta la próxima entrega de Frentes de Guerra