Pro y Contra

  • Escrito por Víctor Manuel Acosta
  • martes 02 julio 2019

A un año del triunfo arrasador de Andrés Manuel López Obrador en la jornada electoral de 2018, la gran mayoría de los mexicanos continúa de luna de miel con el Presidente y sus promesas de campaña.

Para los seguidores de AMLO la reunión de ayer en el zócalo de la Ciudad de México fue un acierto, y es que de manera inteligente y por estrategia política mostró a sus opositores que aún mantiene el respaldo de una gran mayoría de mexicanos, y ahora por dos de los hombres de negocios más poderosos del país, Carlos Slim y Emilio Azcárraga.

Es válido reconocer que López Obrador aprovechó la fecha para mostrar musculo político, presentar un balance de logros en su administración gubernamental, presumir a sus aliados, los empresarios poderosos, y para enviar mensajes de advertencia a quienes intenten perjudicar sus planes.

Al menos en los últimos cuatro sexenios ningún ex Presidente tuvo la brillante idea de celebrar el primer año de su triunfo electoral con la congregación de miles de ciudadanos satisfechos con logros de los primeros meses de gobierno.

Para bien o para mal, López Obrador ya demostró de qué lado masca la iguana, a pesar del incremento de la inseguridad, el alza en los precios de los productos de la canasta básica, la cancelación de magnos proyectos y el desempleo.

En el lado contrario, es decir para los opositores del gobierno de López Obrador la cita de ayer en el zócalo de la Ciudad de México y el mensaje presidencial fue una burla y un desacierto.

Para los priístas y panistas, el Presidente cometió el error de hacer ofrecimientos y promesas que a largo o mediano plazo pueden resultar contraproducentes.

Los opositores criticaron los gastos utilizados para celebrar un triunfo electoral, incluso aseguraron que el discurso de AMLO contiene mensajes

que avisan de una dictadura en México, un gobierno impositivo, contrario a lo que dijo el Mandatario, quien aseguró que no lucha para instaurar una dictadura en México. Ya se verá, el tiempo tendrá la última palabra.

Mientras tanto, López Obrador cumplió con su ofrecimiento de festejar el primer año de su triunfo electoral con todos los pro y contra de esta decisión, aún con todo este apoyo ciudadano AMLO debe caminar con precaución porque el pueblo puede despertar si las promesas no se cumplen o afectan su economía.

Apenas se cumplió el primer medio año de la administración de Morena y el camino es largo, todo puede suceder.

BOMBAZOS…

Mal por los diputados locales que no tuvieron el tacto político para ordenar un desayuno digno para los reporteros en el “Día del Periodista Tlaxcalteca”, corrieron los datos que sirvieron chilaquiles fríos, café tibio y una pésima atención por parte de los anfitriones. Que tal.

ARTILLERÍA…

Felicitamos a nuestro amigo y colega Fernando Camacho por emprender un nuevo proyecto de comunicación; nació en Tlaxcala “El Mayate digital”.