Reestructura… PRI-PAN-PRD

  • Escrito por Víctor Manuel Acosta
  • martes 30 julio 2019

A más de un año de que Andrés Manuel López Obrador y su partido, MORENA, junto con el (PT), arrasaran en las elecciones federales, los principales partidos políticos (PRI, PAN y PRD) emprenden acciones para reestructurar a sus dirigencias nacionales, estatales y municipales.

Aunque muchos rechacen que al interior de los institutos políticos no hay preocupación, división y malestar porque MORENA mantiene las preferencias electorales, así como todavía una alta aprobación de López Obrador como Presidente de México, los dirigentes opositores al actual gobierno federal están ocupados en diseñar estrategias para recuperar los bastiones que perdieron por la interminable campaña de AMLO en todo el país.

El PRI inició con la depuración de su padrón de militantes, por lo que realizan tareas de afiliación, la verdadera intención, y ellos lo saben, es detectar a los priístas que apoyaron a MORENA, así como para valorar a sus militantes que ante la adversidad se mantuvieron firmes y leales.

Los priístas permanecen ocupados en la organización de su elección interna para elegir a su próximo dirigente nacional, el cual tiene la misión de convertirse en un verdadero opositor de contrapeso, el futuro del PRI está en manos de sus militantes, porque en caso de votar por una figura débil la extinción del PRI será inminente, esta es la última llamada para los del PRI.

Mientras tanto, las cosas al interior del PAN no son miel sobre hojuelas, existe división y enojo; aunque el dirigente nacional Marko Cortés diga en entrevistas que todo marcha bien, no es cierto y él lo sabe, los conflictos están al orden del día. 

La estrategia de remarcar las malas y desatinadas decisiones del gobierno que dirige López Obrador no han sido las más efectivas, los panistas saben que para tambalear al actual Presidente de México se necesita mucho más que declaraciones, señalamientos y advertencias.

Los del PAN también ejecutan acciones para detectar a los militantes que trabajaron en favor de MORENA y sus candidatos mediante la restructuración de sus dirigencias estatales, municipales y consejeros, la división interna de los panistas en el país es notoria.

El PRD no está salvo del contundente triunfo electoral de Morena y sus aliados, son los más preocupados en virtud de que sus alianzas con el PAN y otros partidos políticos no tuvieron resultados exitosos.

A pesar de la pobre votación que obtuvieron en las recientes jornadas electorales, el PRD aun mantendrá abiertas las posibilidades de sostener alianzas, asumirán su responsabilidad.

Los perredistas son en este momento los grandes perdedores, en virtud de que sus logros fueron mínimos, es más, corren el riesgo de extinguirse si es que sus decisiones y objetivos no son los más correctos y efectivos.

Ante las desbandas de militantes que sufrieron en el 2018, los del PRD también realizan esfuerzos para depurar su padrón de militantes, mediante una reafiliación, lanzan convocatorias e invitaciones para recuperar lo que alguna vez mantuvo fuerte al partido amarillo.

Digan lo que digan en el PRI, PAN y PRD, las cosas no andan bien, el enojo es evidente, la preocupación notoria y la desesperación ni se diga. Que tal.   

BOMBAZOS…

Los tlaxcaltecas confían en que la obra de ampliación del estadio Tlahuicole se concluya en el tiempo establecido, a pesar de que los trabajos bajaron de ritmo.

ARTILLERÍA…

Nos enteremos que Pedro Pérez Lira, ex presidente municipal de Tlaxcala permanece muy activo en el proceso de afiliación de militantes del PRI, ¿Qué busca? Ya se verá.