Juicio Político Histórico

  • Escrito por Victor Hernández Tamayo
  • jueves 18 julio 2019
El Congreso de Tlaxcala, erigido en Jurado de Sentencia, tomó la decisión histórica de remover a los tres comisionados del Instituto de Acceso a la Información Pública y Protección de  Datos Personales del Estado de Tlaxcala.
 
Los diputados dijeron que encontraron graves infracciones cometidas por José David Cabrera Canales, Francisco José Morones Servín y Marlene Alonso Meneses, durante el desarrollo de su encargo.
 
En los hechos, los legisladores locales se fueron por la vía fácil, al remover a todos los integrantes del IAIP y convocar a sus suplentes para que terminen el periodo para el que fueron electos.
 
Los primeros en ser enjuiciados, fueron José David Cabrera Canales, Francisco José Morones Servín, los autores de toda la inestabilidad en el organismo autónomo, por sus ambiciones personales.
 
Los diputados concluyeron que los actos que cometieron  trastornaron el funcionamiento normal del IAIP y cometieron desacato a las resoluciones y decretos del Poder Legislativo.

Aunque cabe decir que el Congreso de Tlaxcala fue benévolo con ellos, porque además del desacato incurrieron en el delito de usurpación de funciones, que tiene otras connotaciones legales.

Después se fueron contra Marlene Alonso Meneses, pues concluyeron que sí cometió violaciones  de manera reiterada, y no se garantizó el ejercicio pleno del derecho de acceso a la información, acciones que trastornaron el funcionamiento normal del Instituto.

Y dijeron que quebrantó las leyes que regulan el manejo de los recursos públicos y el Reglamento Interno del Instituto, ya que separó de su cargo a servidores públicos, sin tener la facultad ni la autorización del Consejo General,  y contrató a personas con parentesco por afinidad.

Lo que el Congreso Local no vio en esta sentencia, fue que algunos de los actos de Alonso Meneses, fueron consecuencia de la inestabilidad que provocaron Cabrera Canales y Morones Servín, quienes se dedicaron a obstaculizar todo y se tenían que tomar decisiones para garantizar el funcionamiento del Instituto, o de lo contrario hubiera quedado paralizado.

O sea que los diputados locales, también tuvieron culpa en ello al no atender el caso con la prontitud que se requería. De todas formas, la remoción de los tres comisionados parece que fue la mejor, por los intereses póliticos que había en el entorno.

Al final, determinaron llamar a los suplentes Didier Fabián López Sánchez, Fernando Hernández López y Mónica Cuamatzi Hernández, para rendir la protesta de ley y concluir los cargos para los que fueron electos Marlene Alonso Meneses, Francisco José Morones Servín y José David Cabrera Canales, respectivamente.