Lo negro y lo blanco

  • Escrito por Victor Hernández Tamayo
  • lunes 09 diciembre 2019
Lamentablemente no todo fue positivo durante el magno concierto que ofreció Carlos Rivera, en el marco de la inauguración de la ampliación del Estadio Tlahuicole, pues hubo hechos que empañaron el festejo.
 
Lo blanco:
 
El éxito del evento que se desarrolló la noche del pasado viernes, pues más de diez mil almas corearon las canciones del artistas tlaxcalteca.
 
La enorme expectación que se generó entre la población, la cual abarrotó taquillas desde un día antes en busca de boletos para poder estar presentes en la fiesta.
 
El comportamiento de la gente que asistió al concierto, la cual se mantuvo dentro del orden, lo que permitió que se tuviera saldo blanco antes, durante y después del evento,
 
La organización y coordinación que tuvieron las diversas dependencias estatales, sobre todo las  encargadas de la difusión, logística y  seguridad.
 
Lo negro
 
Las obras del Estadio Tlahuicole no está completamente terminadas, si acaso al 50 por ciento del proyecto, lo que generó muchas críticas a la administración estatal.
 
Los vivales que a través de las redes sociales se dedicaron a difundir Fake News, confundiendo a la población e incitándola a cometer actos vandálicos, como el cierre de carreteras y la toma del Estadio.
 
Los actores políticos que quisieron jalar agua para su molino, propagando mañosamente que los principales lugares fueron destinados para los priistas.
 
Al final de cuentas, lo más importante fue que la gente que asistió al concierto, se divirtió y disfrutó del evento,  lo que significó un éxito rotundo, para pesar de algunos.
 
victortamayo5@hotmail.com