Candados

  • Escrito por Victor Hernández Tamayo
  • lunes 17 febrero 2020
Como balde de agua fría cayó en el equipo de Lorena Cuéllar, la iniciativa  que impulsa Morena en el Congreso de la Unión, para impedir que los superdelegados de programas del Bienestar y su Coordinador General, puedan ser candidatos a puestos de elección popular.
 
La propuesta, que fue avalada por diputados de todos los partidos, tiene el propósito de evitar que se haga mal uso de los programas sociales para propósitos electorales personales, como se ha denunciado en varios estados, entre ellos Tlaxcala.
 
Lo curioso del caso es que la  iniciativa, no fue presentada por  fracciones opositoras al gobierno de la república, sino por la legisladora de Morena Claudia Yáñez Centeno, en la sesión ordinaria del pasado martes, en la Cámara de Diputados Federal.
 
Y establece que en el caso de que los superdelegados quieran ser candidatos, solo podrán serlo si se separan del cargo 3 años antes de la elección, en el caso de que quieran contender para gobernador, y 1 año antes en caso de aspirar a una senaduría, diputación local o alcaldía.
 
Una probable aprobación de esta propuesta, pegaría de lleno en las aspiraciones de Lorena Cuéllar, pues estaría imposibilitada de ser candidata a gobernadora en 2021.
 
Salvo que se separe de su cargo antes de que se apruebe, como la alientan sus asesores, pero una determinación como esa confrontaría a la Delegada del Bienestar con el Gobierno de la República y con Morena.
 
Lo importante del tema es que la iniciativa de reforma a los artículos 69, 74, 78, 89 y 108 de la Constitución, tiene los elementos suficientes para lograr su aprobación, pues fue suscrita para 70 legisladores más de Morena, PRD, PRI y PT.
 
De acuerdo con el documento, se busca reducir el uso discrecional de padrones de los programas sociales con fines electorales, debido a los señalamientos de que los superdelegados han incurrido en esas conductas.
 
Al momento la Secretaría de la Función Pública investiga 102 denuncias, de las cuales 30 fueron presentadas contra de delegados y 6 contra exdelegados. Asimismo, la Sala Superior del TEPJF revisa una denuncia interpuesta por el PRD, en contra de superdelegados y los Servidores de la Nación, por hacer proselitismo en la entrega de programas sociales.
 
El otro problema que tiene la superdelegada de Tlaxcala, es que su nombre también aparece en esas denuncias interpuestas por los propios morenistas, como la senadora Ana Lilia Rivera Rivera.
 
Lo que significa que si permanece en la Delegación del Bienestar, Lorena corre el riesgo de quedar atada de manos para el 2021, pero si se va antes de que la iniciativa se someta al pleno, se la pueden aplicar. 
 
Ni para donde moverse.
 
victortamayo5@hotmail.com