Inmorales, pero legales… los sueldos de la SCJN

  • Escrito por Roberto Desachy
  • martes 28 agosto 2018
De acuerdo al tabulador de salarios de este año en la SCJN, vigente desde finales de febrero, las niñeras, cocineras o secretarias de sus Centros de Desarrollo Infantil (Cendi) ganan casi 20 mil pesos mensuales, más 30 mil pesos por aguinaldo o prima vacacional y otros 57 mil anuales por “asignaciones adicionales”.
Lo mismo ganan como sueldos los choferes de los funcionarios y oficiales de seguridad. Un ministro obtiene 269 mil 215 pesos mensuales como salario más un “pago por riesgo” de 554 mil pesos cada mes, además de la prima vacacional de 444 mil 380 pesos:   https://www.scjn.gob.mx/sites/default/files/carrusel_transarencia/documento/2018-02/Acuerdo_autoriza_publicacion_manual_remuneraciones_sp_PJF_2018.pdf.
Las secretarias del poder judicial ganan un máximo de 27 mil 300 pesos mensuales…más 70 mil pesos de “asignaciones adicionales”. Cada chofer de dicha instancia recibe el mismo salario, como también lo hacen los técnicos en alimentación y/o en previsión social, puestos que también están contemplados en dicho tabulador.  
Una montaña de dinero es lo que mueve a la SCJN con sus ministros, secretarios generales de acuerdos (salario mensual de más de 428 mil pesos), titular de unidad general (399 mil) y asesores de mando superior, cuyos sueldos de 288 mil pesos representan una auténtica mentada de madre para los casi 8 millones de mexicanos que apenas ganan el salario mínimo de 2 mil 686 pesos cada mes: https://salariominimo2018mexico.com/.
“SI ME BAJAN EL SUELDO…ME PONGO A ROBAR”: LA VOCACIÓN DE  “SERVICIO” DE LOS POLÍTICOS MEXICANOS 
Antes, como ahora, en defensa de los excesivos e insultantes salarios que reciben y que muchas veces no devengan, algunos políticos obscuros, como el primero priísta, luego panista y hoy neo priísta, Javier Lozano Alarcón, se aventó el cinismo de declarar que “si me bajan el sueldo, me pongo a robar”: https://www.youtube.com/watch?v=yMmwkW5fRSMhttps://www.forbes.com.mx/verificado2018-javier-lozano-dijo-que-si-le-bajan-el-sueldo-se-dedicaria-a-robar-falso/.
Incluso, la senadora electa de la coalición Por México al Frente y ex funcionaria del gobierno federal en los gobiernos federales panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, Xóchitl Gálvez, se aventó la puntada de advertir que, si “solamente” le pagaban 100 mil pesos mensuales, podría corromperse:  https://adnpolitico.com/congreso/2018/07/24/bajar-sueldo-a-funcionarios-tecnicos-propiciaria-corrupcion-xochitl-galvez.  
Pero personajes como el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte; su colega de Quintana Roo, Roberto Borge; el ex “Góber Precioso” de Puebla, Mario  Marín Torres, además de los permanentes escándalos de enriquecimiento y corrupción que involucran al propio Enrique Peña Nieto y a sus allegados han demostrado que en la gran mayoría de políticos mexicanos de elevado nivel parece existir un gen especial, que los lleva a delinquir, excederse y abusar del poder…sin importar los jugosos salarios que reciben:         http://desdepuebla.com/index.php/columnistas/9792-pe%C3%B1a-nieto-y-su-gobierno,-nuevamente-exhibidos-por-organismos-internacionales-oea,-cidh-y-rele.html.
AMLO: ¿AUTORITARISMO LEGITIMADO POR LA GENTE?
Por ello, es lógico el clamor social, el jolgorio con que la gente recibió la noticia de que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, quiere reducir a una 5ta parte los jugosísimos salarios de los ministros de la SCJN, aunque esta propuesta –popular y, tal vez, hasta legítima- puede ser peligrosa al llevar implícita una gran dosis de autoritarismo.
La realidad es que, al menos en teoría, AMLO no puede definir los sueldos de otra instancia que no sea la que él mismo va a encabezar a partir de diciembre: el gobierno federal, el ejecutivo, ya que se supone que los poderes legislativo y judicial son autónomos y que, por lo mismo, pueden manejarse con independencia administrativa y económica:http://desdepuebla.com/index.php/columnistas/10576-la-nueva-era-l%C3%B3pez-obrador.html.
Reducir los inmorales, injustificados y excesivos sueldos de diputados federales, senadores, gobernadores, alcaldes, ministros y demás empleados de la SCJN puede ser necesario, legítimo y justificado, pero no debería imponerse ni hacerse de manera unilateral por el próximo presidente electo democráticamente y que –se supone- pretende no caer en el autoritarismo del PRI o PAN:    http://desdepuebla.com/index.php/columnistas/11292-retos-del-proceso-de-pacificaci%C3%B3n.html.
Cierto: no debe haber funcionarios, ministros o gobernantes millonarios en un país pobre, como México, pero la racionalización de los salarios del sector público nacional debe basarse en medidas legales, consensadas lo más posible y fundamentadas con la sociedad y ONGS. El autoritarismo y las decisiones unilaterales no son admisibles para un pueblo urgido de democracia real.