Golpe tras golpe

  • Escrito por Nayeli Romero
  • domingo 06 enero 2019

Ya lo dijimos en otras entregas, este Presidente no se anda por las ramas, óigalo bien, va a continuar dando tijerazos cual sastre para darle forma al país, claro, si antes no se les cae a pedazos.

Pruebas tenemos muchas, recortes presupuestales a los estados en rubros importantes como la educación y salud.

La desaparición del afamado -ramo 23- una de las principales canastas de financiamiento municipal, así como la aprobación de la ley biblia de la 4T, la Ley de Austeridad, Racionalidad, Probidad y Disciplina en el Manejo del Presupuesto Público.

Eso sin contar el desmantelamiento del SAT, los despidos en el ISSSTE y los recortes a Secretarias como la SEMARNAT, la Función Pública, la Consejería del Ejecutivo federal, Comunicaciones y Transportes, la Oficina de Presidencia de la República, el Tribunal Agrario, Hacienda y Crédito Público, la Comisión Reguladora de Energía, Agricultura y Desarrollo Rural, así como la Comisión Nacional de Hidrocarburos.

Quienes reportan decrementos presupuestales de entre el 28 y el 10%.

Otros de los ‘recortados’ fueron el CONACYT, la Secretaría de Marina, PGR, la Secretaría de Economía, gobernación y entidades no sectorizadas como son los organismos CDI, CEAV, INMUJERES y Relaciones Exteriores.

Ah, se nos olvidaba, la suspensión de gastos médicos mayores a servidores públicos de alto nivel, así como a Policías Federales.

El tema es muy simple, entre la alegría de fin de año, la Navidad y la llegada de los Reyes Magos, nuestro ahora Presidente dejó claro que para ‘eficientar’ la administración pública haremos más con menos.

Entre el ruido de las fiestas, bien quedito pero cínicos, protestaron legisladores ‘No nos va a alcanzar’ fue el mensaje entre líneas de los tribunos.

¿Alcanzar para qué?, ¿A dónde se llevaron los millones en salud y educación si los sistemas están colapsados?, ¿Cuáles obras del ramo 23?, ¿Rescatamos algún manatí, espacio o manglar en Cancún por tener más lana?

La obviedad de los recortes es que no somos honestos, que a mayor presupuesto mayor es la tranza, que el dinero de INMUJERES nunca llegó a las mujeres, el del CDI, nunca a los indígenas, que el CEAV sólo escuchó a las víctimas, pero nada les resolvió.

La verdad es que en toda la burocracia de arriba para abajo había corrupción, la otra es que tampoco se acabará porque las dependencias las están desmantelando.

López Obrador se está quedando con los sindicalizados, esos gigantes a los que no podemos correr, pero mayores habilidades no tienen -salvo honrosas excepciones-.

México sus estados y municipios se verán obligados a ahorrar, a ejercer con probidad una palabra que pocos conocen, harán como en los hogares mucho con poco, la ubre se acabó.

Paren de comer... ¡por las fiestas!

A colación:

¿Alguien sabe cuándo llega Alejandra Frausto a Tlaxcala?, o es que ahora la cultura será de puro membrete.

Es pregunta.

Tengan el más feliz de sus años.

Hasta la próxima...

@Naye_Romero89

nayelir31@gmail.com