Cierran filas contra la inseguridad

  • Escrito por Marcos L. Tecuapacho
  • miércoles 10 julio 2019
El Gobernador Marco Mena participó en la reunión conjunta de los consejos nacionales de Seguridad y de Protección Civil, que se celebraron el pasado lunes en Palacio Nacional.
En cabezadas por el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, ambos encuentros permitieron la aprobación de acuerdos para atender de forma coordinada los retos que enfrentan en este tema los niveles de gobierno, por medio de una estrategia nacional.
 
Resultó positivo el llamado del primer mandatario federal, en el sentido de la necesidad de cerrar filas para enfrentar el problema de la inseguridad y la violencia, pues sin duda es necesaria la suma de voluntades para avanzar en este propósito.
Lamentablemente, no todo fue miel sobre hojuelas, pues mientras el secretario Durazo llamó a los gobernadores a aumentar el presupuesto en materia de seguridad, en Tlaxcala, la mayoría legislativa encabezada por Morena y sus aliados hizo un recorte ni más de menos que de 150 millones de pesos para el actual ejercicio fiscal.
 
Y aunque los legisladores se hagan de la vista gorda, es evidente que esta decisión los hace corresponsables de la situación que, en este rubro, se vive en Tlaxcala. 
 
COORDINACIÓN, NO SIMULACIÓN
Es claro que la implementación de la Guardia Nacional es resultado de un acuerdo general en México para generar paz nacional y enfrentar los desafíos nacionales. 
Por ello, es de destacar que, tras el inicio oficial de operaciones de esta nueva institución, el Gobernador Marco Mena se haya reunido con Pedro Almazán, Comandante de la Sexta Coordinación Territorial de la Guardia Nacional, a la que pertenece Tlaxcala, para empezar a delinear el trabajo coordinado que se desarrolla en la entidad.
 
Es bueno que la administración estatal tenga plena disposición de colaborar en el trabajo estratégico que realiza la Guardia Nacional en materia de seguridad en la región, pero será necesario también que los presidentes municipales trabajan de manera conjunta contra los delitos de mayor impacto que, lamentable y esencialmente, son violentos, y preocupan a la ciudadanía.
 
Sin duda, el desarrollo de tácticas y estrategias será una de las tareas a las que deberán dar prioridad el Gobierno del Estado y la Guardia Nacional, pero los alcaldes deben dejar de nadar de muertito.

PRIMER GOLPE
Vale la pena mencionar que la primera acción de la Guardia Nacional en Tlaxcala fue desarticular una red de trata de personas internacional. 
 
A cinco días de entrar en operación, elementos de la nueva corporación asestaron su primer golpe, con la detención de ocho personas y el rescate de siete migrantes de nacionalidad hondureña.
Los hechos ocurrieron en el municipio de Acuamanala, donde el grupo delictivo, formado por familiares, logró ser ubicado gracias al historial financiero de sus prestanombres, quienes recibían depósitos bancarios de las víctimas.
 
Esta célula delictiva también operaba en los estados de Tijuana, Tabasco, San Luis Potosí, Morelos y Puebla.
Nada mal para ser el comienzo.