La eficaz atención de la emergencia sanitaria

  • Escrito por Marcos L. Tecuapacho
  • viernes 31 julio 2020

Se debe reconocer la manera en que la emergencia sanitaria se atiende en Tlaxcala.

El balance de la Secretaría de Salud del Estado (Sesa) muestra que el trabajo para contener y mitigar los contagios de Covid-19 ha tenido un impacto positivo entre la población, principalmente, entre las personas que lamentablemente han enfermado.

Tlaxcala se ubica entre los estados con menor número de contagios y casos activos, como resultado de las acciones que implementa la administración que encabeza Marco Mena para contener el nuevo coronavirus.

Además, registra una baja tasa efectiva de reproducción de la enfermedad de 0.95, lo que indica que el número de casos que en promedio van a ser causados por una persona infectada es menor a uno.

Esto demuestra que el gobierno estatal ha logrado el control y la estabilización de la transmisión del virus, lo cual es muy relevante, si consideramos que Tlaxcala se ubica en una de las zonas del país con mayor registro de casos confirmados.

Por otra parte, se ha determinado que todos los pacientes ambulatorios, con cualquier otro tratamiento, tienen un riesgo siete veces mayor de fallecer, que usando el tratamiento TNR4, desarrollado por la Sesa; y en pacientes con comorbilidades, es seis veces más con otro tratamiento en comparación con el TNR4, y para quienes son pacientes sin comorbilidades, el riesgo es 10.4 mayor.

Esta estimación habla de la efectividad de este protocolo de atención médica que está salvando la vida de las personas contagiadas, particularmente, las que llegan a terapia intensiva.

Tlaxcala ocupa el décimo lugar nacional en pruebas aplicadas por cada mil habitantes, y es el estado que ocupa el lugar 25 en número de contagiados, sin contar que es uno de los que menos casos activos presenta.

Definitivamente, estos indicadores explican por qué Tlaxcala logró pasar a naranja en el semáforo epidemiológico nacional, y por qué la estrategia del gobierno estatal tiene un saldo favorable.

Ahora, toca que la atención de las medidas sanitarias y de distanciamiento social se incorpore a la cotidianidad de las familias para reducir los riesgos de contagio, y avanzar más en el semáforo de Covid-19, a fin de reactivar más actividades de forma segura para todos.