TwitterFacebookYoutubeFeed






DOMINGO 30 DE ABRIL DE 2017       05:35 PM      

Adiós a la obediencia ciega PDF Imprimir E-mail
Víctor Hernández Tamayo   
Lunes, 06 de Febrero de 2017 21:00

columnaVictorHdz3Con la novedad que Marco Mena dio una muestra más de lo que será su personal estilo de gobernar a Tlaxcala.

Desde que asumió el cargo, el mandatario local no se había reunido con los 60 presidentes municipales del estado.

Ese hecho tenía desconcertados a algunos alcaldes, sobre todo a los de PRI, educados en la disciplina ciega.

A ellos, a través del secretario de Gobernación, Florentino Domínguez Ordoñez, les mandó señales de respeto.

Es decir, cortó de tajo la intromisión del Jefe del Ejecutivo en la vida municipal y en integración de los gabinetes de los ediles priistas.

En otros tiempos, los presidentes municipales tenían que pedir permiso al gobernador del mismo color, para todo.

Ahí está par ala historia lo que ocurrió en el segundo periodo de Joaquín Cisneros, en la alcaldía de Tlaxcala, cuando se fue por libre.

Por más que pedía audiencia y mandaba recados a la entonces gobernadora, no se explicaba el desaire que recibía.

Hasta que Beatriz Paredes le reclamó por haber integrado a su equipo de trabajo a Cesáreo Teroba, ex secretario particular de Tulio Hernández.

Lo anterior viene a cuento porque ayer, Marco Antonio Mena se reunió con los 60 alcaldes en Casa Tlaxcala.

Y ese encuentro, se hizo de manera abierta, con los medios de comunicación como testigos, para que no quedaran dudas.

Ahí se les informó a los ediles que dispondrán de 237 mdp para ejecutar sus tareas, pero se les pidió disciplina en el gasto público.

De paso, el gobernador les pidió unidad para enfrentar los difíciles tiempos que se avecinan, y ser solidarios con los migrantes.

RÁFAGAS…

Ayer Casa Tlaxcala parecía el “Muro de los Lamentos”, pero no fue así, sino que se dio un claro diagnóstico de la problemática municipal.

Los alcaldes se quejaron de las pésimas condiciones en que recibieron los ayuntamientos, con deudas y chatarra en lugar de patrullas.

Pero sobre todo hicieron énfasis en el cáncer que el Sindicato 7 de Mayo, representa para las arcas públicas de las comunas.

Los ediles pidieron apoyo de Marco Mena, pues los Ayuntamientos ya no aguantan tantos basificados heredados.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Última actualización el Martes, 07 de Febrero de 2017 06:56
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar

Banner