TwitterFacebookYoutubeFeed






HOY NO CIRCULA

MIÉRCOLES 3 Y 4
MIÉRCOLES 26 DE ABRIL DE 2017       02:19 PM      

Pinte usted su paraíso, haga con el arte de este mundo un lugar mejor PDF Imprimir E-mail
Tsuyuki Flores   
Martes, 10 de Enero de 2017 07:48

columnaFlores2Recordábamos cuando sonaban la Castañeda y la Cuca, los Tres y Santa Sabina. Eran los tiempos de los conciertos a los que entrabas donando un libro o un kilo de ayuda y en los que tocaban grupos fabulosos.

Era la época del metabolismo veloz, de la fiesta hasta el amanecer y de opciones, algunas opciones artísticas y recreativas. No sólo conciertos, campamentos y festivales como la extensión del Cervantino que ofrecía funciones de teatro de calidad y ópera entre otras presentaciones.

Antes de nosotros hubo una generación de creadores que emigró al entonces Distrito Federal, a Francia, Japón, Uruguay, España, muchos de ellos volvieron con buenas ideas, algunos las llevaron a cabo en forma de tianguis de intercambio de música y arte, de asociaciones civiles o de opciones alternativas culturales como galerías, cafés, talleres y también algún festival que después pasó a ser organizado por el gobierno.

Después de nosotros hay otra generación de artistas que ha ido creciendo titánicamente. Algunos nunca han vuelto a pisar Tlaxcala, otros escriben en medios locales, tienen proyectos fotográficos, musicales y multidisciplinarios que están en marcha, algunos apoyados por becas, otros que se mueven con medios propios.

Sentados ahí añorábamos el ayer. Parecía que habían pasado siglos desde aquella época. Me volteé a ver cuántos de ahí habíamos hecho “algo” de eso que tanto extrañábamos y consideré que aún se puede hacer bastante.

Afortunadamente hay muchos jóvenes que también tienen grandes ideas. Hay que ver qué propuestas tienen y seguir caminando. No hay que esperar que todo nos sea dado.

Hay una diferencia muy grande entre decir y hacer. Entre pensar y accionar. Claro, hay que moverse por encima de las desilusiones, los gasolinazos, los mensajes mediáticos sinsentido y la situación económica deplorable.

Hay que superar eso y los dramas personales, porque algunos, después de varios intentos han quedado también un poco consumidos de energía, sin embargo, hay otros promotores de cultura que siguen empecinados, y eso me parece loable.

Si a usted no le parece el mundo, muévase, haga lo suyo, construya el paraíso, aporte lo que pueda a Tlaxcala. Claro que eso también aplica al arte.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refrescar